Especiales

Volkswagen ¿obligada? a extender la garantía de sus diésel tramposos

El Dieselgate del Grupo Volkswagen ha supuesto un duro varapalo para el conglomerado alemán y el sector del automóvil mundial. La confianza que los clientes habían depositado sobre las marcas se ha perdido de la noche a la mañana, pues nunca podíamos imaginarnos que las emisiones contaminantes de los coches se podían manipular de tamaña forma. Por ello, a raíz del problema detectado en los motores diésel de Volkswagen se están llevando a cabo investigaciones en medio mundo.

El problema que existe es que en todos los países la legislación no es la misma, y donde unos consumidores están sobre protegidos (véanse los de Estados Unidos) o otros están casi desprotegidos (los de Europa). Por ello, la resolución de este macro caso contra el medio ambiente va a dos ritmos. Al otro lado del Océano Atlántico el Grupo Volkswagen se ha visto a re-comprar miles de coches y en Europa, en el mejor de los casos, sólo tendrán que realizar unas revisiones, reprogramaciones de centralitas y poco más.

 

Volkswagen TDI

Esta situación de desequilibrio es la que ha hecho que llegue hasta la Comisión del Parlamente Europeo la idea de que el Grupo Volkswagen compense a los clientes europeos afectados por el Dieselgate, además de con la subsanación del problema, con otro aliciente más. Para llevar a cabo esta medida, se habrían desarrollado varias reuniones con el Comisario Europeo de Protección a los Consumidores y en ellas se habría puesto sobre la mesa la posibilidad de ofrecer una garantía extendida para los vehículos que se han visto envueltos en este escándalo.

En ningún momento se habría hablado de un reembolso económico o compensación de forma pecuniaria por los problemas ocasionados. Sin embargo, desde el Grupo Volkswagen se comunica que en ningún momento se habría planteado esta ampliación de la garantía oficial de los vehículos, pues consideran que con las modificaciones que se realizarán el problema quedará subsanado y no se derivarán nuevas intervenciones.

Por ahora no hay acuerdo en cómo debería portarse el Grupo Volkswagen con sus clientes europeos. El conglomerado alemán está evitando por todos los medios compensar a sus clientes europeos con dinero, pues supondría casi la quiebra de la compañía. Evidentemente no es lo mismo atender las peticiones de varios miles de clientes que varios cientos de miles. Sea como fuere, esta situación debería estar ya solucionada, pero mientras los gobernantes no metan en cintura a las empresas, seremos los consumidores los que pagaremos el pato de sus “descuidos mal intencionados”.قالب وردپرس

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba