Especiales

Neumáticos ¿Invierno, verano o multiclima? Nosotros te decimos

¿Qué tipos de neumáticos necesito si quiero tener más seguridad? Es la pregunta que algunos se hacen, especialmente después de un evento más o menos desafortunado en que comprobaron que sus cauchos no son todo lo buenos que esperaban. Su respuesta viene derivada de la siguiente cuestión ¿en dónde vive usted?

Los neumáticos para toda estación están desarrollados para tener un rendimiento regular en casi todas las condiciones climáticas, siempre que estas no se tornen extremas.

MULTICLIMA: APRENDICES DE TODO, MAESTRAS DE NADA

La opción lógica y sensata parecen ser las gomas multiclima, All-Season o para toda estación, pero esto es cierto a medias. La principal razón por la que han proliferado este tipo de llantas, es por la sencilla razón de que casi todos los fabricantes de autos las usan por ser más económicas y accesibles, pero eso no las hace necesariamente buenas.

Salvo que procure un manejo sosegado en pavimentos con buen agarre y raramente se someta a condiciones ambientales extremas, por muy esporádicas que estas sean; y es muy difícil que llegue a realizar una maniobra de pánico, los neumáticos multiclima no son su opción.

EN EL TRÓPICO LA VIDA ES MÁS SABROSA

Además de ciertos neumáticos altamente especializados –todoterreno, lodo, pista-, la siguiente opción, la que es la verdaderamente más racional para su vehículo, viene dada por el clima. En las zonas polares o en aquellas más cercanas al extremo norte o sur, o aquellas en las inmediaciones del Trópico de Cáncer y el Trópico de Capricornio con alturas considerables sobre el nivel del mar, existe un ineludible fenómeno con el que tendrán que lidiar entre algunas semanas y varios meses: la nieve.

En condiciones de mucha nieve, las cadenas o aditamentos similares son su mejor opción, aunque cada vez ganan más terreno las llantas especializadas para invierno.

NIEVE, HIELO Y HELADAS: A CAMBIAR LOS NEUMÁTICOS

En la época de nevadas, la nieve se acumula y compacta en las ranuras de los neumáticos, causando la pérdida de adherencia. En Europa, zona de nieve y muy poblada, tienen siempre dos opciones: o poner cadenas a los cauchos –aunque han ido apareciendo implementos similares más eficientes y cómodos de poner y quitar-, o poner neumáticos de invierno. No son pocos los europeos que cuentan con dos juegos de neumáticos para cada auto, pues pese a la presencia de nevadas, el tráfico sigue siendo intenso la mayor parte del año, por lo que vale la pena extremar precauciones.

Las nevadas aquejan muchas veces a zonas montañosas, por lo que no querrán perder el control del vehículo y quedar ruedas-arriba en medio de una tormenta en tierra de nadie.

NEUMÁTICOS PARA LLUVIA, SOBREVIVIENDO A LA IRA DE TLÁLOC

El otro fenómeno, mucho más común que la nieve y que aqueja a prácticamente todo el territorio latinoamericano, es la lluvia. Al no poder desplazar con la suficiente rapidez –dada la velocidad a la que gira la rueda- el agua en el suelo, se produce una peligrosa pérdida de adherencia y un fenómeno conocido como acuaplaneo, en el que los neumáticos “flotan” sobre la capa de agua que cubre el pavimento, con la consecuente pérdida de control del auto.

Pese a que es común que se pida extremar precauciones en medio de la lluvia, la mayoría de la gente peca de exceso de confianza ante los avances de las llantas multiclima, que si bien han aumentado sus límites de adherencia, siguen siendo menores a los de una llanta de verano.

MEJORES, PERO SIEMPRE CON PRECAUCIÓN

Las llantas de verano o para lluvia, no sólo brindan un mejor agarre en condiciones secas, sino que cuentan en la gran mayoría de los casos con un dibujo optimizado para evacuar el agua que garantiza un límite mayor de agarre aun en condiciones de lluvia, claro, dentro de los límites del sentido común. A menos que manejen un vehículo de Fórmula 1, no esperen poder tomar una recta a 250 km/h en medio de un aguacero.

El dibujo optimizado para drenar el agua más rápido tiene su talón de Aquiles con la nieve, de ahí que la mejor opción sea cambiar los neumáticos cada temporada.

SI NO LO NECESITA, NO LAS CAMBIE

Sin embargo, si usted vive en zonas costeras, tropicales o con ausencia de nieve, como una buena parte de los latinoamericanos –excepción obvia de aquellos en la Sierra Madre Occidental y Oriental, los Andes y la Patagonia-, le tenemos buenas noticias: no tiene que realizar el cambio de neumáticos con cada temporada ni invertir en cadenas: con un buen juego de neumáticos de verano será más que suficiente para su auto, eso, si la seguridad pesa más que el costo.

En resumen:

Neumáticos multiclima:

Pros:

  • Son económicos
  • Son más durables
  • Funcionan en condiciones climáticas ligeras

Contras:

  • No sirven en nieve
  • No tienen buen agarre con lluvias de medianas a fuertes
  • Tampoco tienen un agarre destacado en seco

Neumáticos de invierno:

Pros:

  • Buen agarre en nieve
  • Uso aceptable en suelo congelado o seco

Contras:

  • Son caros
  • No sirven en lluvia

Neumáticos de verano:

Pros:

  • Buen agarre en lluvia moderada a regular
  • Excelente agarre en seco
  • Mejores distancias de frenado
  • No tienen que cambiarlos si no frecuentan zonas de nieve

Contras:

  • No sirven en nieve (de hecho se tornan duras al bajar el termómetro)
  • Son más caros (aunque el sobreprecio se compensa ampliamente)
  • Su durabilidad es menor contra los multiclima
  • Son más ruidosos
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba