Especiales

Los primeros Tesla Model 3 se entregarán este mes

El magnate detrás de Tesla, Elon Musk, ha dado buenas nuevas a aquellos que están esperando para tener su ansiado Model 3, más de 373.000 personas (dato del segundo trimestre). Con dos semanas de anticipación el coche ha pasado todos los trámites burocráticos en Estados Unidos para su producción. ¿Ha dejado ya Tesla atrás la estela de los retrasos? Podría ser.

El próximo 28 de julio se celebrará una pequeña fiesta con motivo de la entrega de las primeras 30 unidades a los primeros que pusieron por adelantado 1.000 dólares para reservarlo. La producción va a comenzar muy despacio, pero el crecimiento va a ser de aúpa. Para agosto la previsión es de hacer 100 coches, en septiembre 15 veces esa cantidad (1.500 al mes), y en diciembre 200 veces más (20.000 al mes). En 2018 Tesla quiere producir medio millón de unidades al año, y en 2020 llegar al millón. Si esto no es ambición, habrá que cambiar la palabra en el diccionario.

El Tesla Model 3 es, de momento, el único coche de su categoría, es decir, un 100% eléctrico en el segmento D. Su pariente más cercano, el Model S, milita en el segmento E de momento sin oposición. Varios fabricantes, tanto tradicionales como de nuevo cuño, quieren tener respuestas a los coches de Tesla porque se han dado cuenta de que hay demanda. Tesla ha conseguido que se reserven casi 400.000 unidades de un modelo que ningún periodista ha podido probar todavía y del que no circula ninguna unidad en manos de particulares.

Es más, alrededor de Tesla hay un optimismo que podría tildarse de enfermizo, con una cotización bursátil disparada que está por encima de la de cualquier otro fabricante norteamericano, y no son precisamente don nadies, sino General Motors, Fiat Chrysler Automobiles o Ford Motor Company. El Model 3 podía significar dos cosas, o el fin de Tesla, o que sea una compañía imparable. Las dudas al respecto de eso último se están disipando en cuestión de semanas. Las reservas del Model 3 se irán atendiendo poco a poco, y si no surgen problemas de calidad graves -como le pasó al Fisker Karma- el mayor problema de Tesla será atender esa demanda. Y para conseguir eso último tendrán que levantarse más factorías, porque la capacidad en suelo estadounidense se quedará corta.قالب وردپرس

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba