Especiales

Francia no matriculará más gasolina ni diésel en 2040

A veces, los políticos establecen medidas y los fabricantes luego han de seguirlas obligatoriamente. En ocasiones se da el fenómeno contrario, que los políticos hacen anuncios a partir de las previsiones de los fabricantes. Ante el horizonte de que los grandes fabricantes puedan producir masivamente coches de emisión cero (híbridos enchufables, eléctricos y de hidrógeno) van sucediéndose futuras prohibiciones. La última en pronunciarse fue Volvo, a partir de 2019 solo habrá novedades híbridas o eléctricas, no más gasolina o diésel “a secas”, y en 2025 ya no venderán ni uno.

En esta ocasión es Francia la que dirá “no” a gasolina y diésel en un par de décadas, y no solo eso, que el país será neutral en emisiones en 2050. Esto último significa que todo el CO2 que se emita a la atmósfera será compensado o capturado de alguna forma. Mucho antes quieren lograr erradicar la combustión interna Noruega y algunas ciudades como Amsterdam, hablamos de 2025. En ese horizonte hay grandes fabricantes que quieren tener un 25% de ventas de modelos enchufables.

Parece un objetivo más racional que pretender que Alemania tenga un millón de matriculaciones de eléctricos en 2020. De momento a nivel UE no hay una prohibición de ese calado anunciada, pero algunas voces, como el Bundesrat alemán, abogan por 2030 para impedir nuevas matriculaciones. En ese tiempo pueden mejorar mucho los coches enchufables, ser más atractivos en todos los sentidos, incluido el plano económico.

Renault ZOE

Lo que el ministro de Medio Ambiente -Nicolas Hulot- ha soltado estos días pilla en mejor posición a Renault que a PSA. La marca del rombo tiene un peso importante en las ventas de coches eléctricos en Europa con el ZOE, y si consideramos la Alianza Renault Nissan, tienen auténticos superventas: Nissan Leaf, Renault ZOE y Mitsubishi Outlander PHEV. PSA lo único que tiene de momento es versiones eléctricas de las Berlingo y Partner, además de los trillizos eléctricos que se desarrollaron junto a Mitsubishi (Citroën C-Zero, Peugeot i0n y Mitsubishi i MiEV). Este último grupo tiene que espabilar un poco más.

Francia pasará de ser un país profundamente enamorado del diésel al extremo contrario. No se podrán matricular nuevos gasolina o diésel entonces, y habrá que ver en qué condiciones ya puede circular el resto del parque con motores convencionales. Por lo visto las autoridades ayudarán en primer lugar a que los gasolina y diésel que no cumplan Euro 3 sean quitados de enmedio, y los dueños reciban ayudas para comprar un coche más moderno, aunque sea un usado.

Todo esto de prohibir está muy bien, si el cambio de modelo buscado contempla también ayudas para facilitar su transición. A quien se compre un coche moderno esto le afecta menos, los problemas empiezan para los coches más antiguos, que como se homologaron con estándares mucho más laxos, son los que más contaminación específica generan (relacionada con potencia o distancia recorrida). Los actuales Euro 6 serán los penúltimos en ser discriminados, y los últimos, los híbridos no enchufables.قالب وردپرس

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba