Lanzamientos

Citroën desvela el C3 Aircross

Citroën C3 AircrossSe acabó el misterio. El Citroën C3 Aircross ha sido desvelado y no estamos sorprendidos. La reproducción que vimos en miniatura es fiel al modelo definitivo. Es la interpretación del concepto del Nissan Juke a Citroën, y que viene a saturar la oferta de modelos de corte crossover: C3 y C4 Cactus, y a más distancia, el C5 Aircross. De hecho, las dimensiones del C3 Aircross prácticamente coinciden con la del C4 Cactus. El nombre también coincide con un modelo destinado a Sudamérica, pero uno con el que no guarda mucho parecido. Citroën trata de vender la idea de que es un SUV auténtico, pero se queda en crossover.

Este modelo también se fabricará en España, manos aragonesas lo ensamblarán en Figueruelas, junto al Opel Crossland X. Estos dos modelos comparten lo que no es evidente, y se diferencian en lo que debe serlo. Nadie tendrá la sensación de conducir un coche que simplemente ha sido remarcado. Como en los otros crossover de Citroën, el logotipo de la marca queda a una altura ideal para romper las costillas de un peatón, los faros quedan en un segundo grupo óptico, tiene lanzatorpedos bajo la parrilla delantera, protecciones de plástico, techo “flotante” bicolor… pero no hay airbumps.

Tendrá hasta 90 combinaciones exteriores de colores (carrocería, techo y contrastes) y cinco interiores

Una característica que no tienen sus modelos hermanos es el vinilo que se puede aplicar sobre la ventana integrada del pilar C/D que recuerda a una especie de cortina. Las puertas traseras resultan un poco pequeñas, habrá que ver cómo es de cómodo colocar y quitar sillitas infantiles, algo importante en un modelo que, de alguna forma, reemplaza al C3 Picasso (monovolumen compacto). También hay que fijarse que las protecciones de plástico negro hacen parecer visualmente a las ruedas de 17″ menos pequeñas de lo que son; con llantas más grandes los frenos quedarían ridículos. La parte trasera está más diferenciada con un paragolpes más predominante.

Citroën C3 Aircross

Citroën C3 Aircross

En el interior también encontramos lenguaje de diseño muy familiar, y bastante lejano del más convencional que exhibe su primo Opel. Nuevamente encontramos motivos de marroquinería (maletas y el mundo del viaje) y colorido. Frente al C4 Cactus, la instrumentación es más convencional, y la pantalla central del sistema de infoentretenimiento queda un poco baja en un coche tan moderno. Se supone que estas pantallas se elevan para reducir distracciones. En cuanto a la instrumentación, es un problema relativo, ya que es posible equipar a este modelo con HUD y así ver información proyectada en el parabrisas.

El habitáculo parece espacioso y confortable, al menos en altura. Desde luego el C4 Cactus lo es, en las plazas traseras he viajado en el asiento central con dos adultos de cadera ensanchada, y ni tan mal. En cuanto al maletero, muy generoso, 520 litros en la configuración más favorable, con la segunda fila de asientos echada hacia delante. Cuenta con doble fondo en el maletero, si se abaten los asientos de la segunda fila puede quedar una superficie lisa. Si se aprovecha al máximo el espacio de la segunda fila, el maletero se queda en 410 litros, que no está nada mal para un coche de 4,15 metros.

El asiento del copiloto puede abatirse completamente y disponer hueco para un objeto de hasta 2,4 metros de largo. Si se eleva la vista, puede observarse mucha luz a través del techo panorámico. En las plazas traseras se puede regular la entrada de luz con cortinillas textiles. Los huecos de almacenamiento son abundantes, en las puertas delanteras caben botellas de 1,5 litros, más que suficiente para viajes largos.

Citroën C3 Aircross

En cuanto a motorizaciones, ninguna sorpresa: motores 1.2 tricilíndricos atmosféricos y turbo en gasolina (82-130 CV) y los conocidos 1.6 BlueHDi (100 y 120 CV); todos PSA, claro. No habrá tracción total en este modelo, pero sí la posibilidad del control de tracción inteligente para su eje delantero. Con los neumáticos adecuados (la unidad de las fotos tiene neumáticos all-season Hankook Kinergy 4S) puede moverse dignamente por zonas embarradas o con algo de nieve, sin olvidar que su hábitat natural es la carretera.

Otra ayuda disponible es el control de ayuda al descenso, completamente inútil en el asfalto, relativamente útil con un terreno muy irregular. Esta ayuda simplemente controla que el coche desciende por una superficie resbaladiza de forma controlada, sin que el conductor tenga que tocar los pedales. Es un elemento más habitual en los SUV que en los crossover.

El chasis va 20 mm más elevado que el del C3

Llegará a finales de año, los precios aún no se conocen, pero el equipamiento disponible podrá ser muy generoso en términos de seguridad activa, tecnología y alguna característica cuqui o práctica como la recarga inductiva de teléfonos móviles. Será curioso ver cómo Citroën conjuga la venta de tres modelos tan parecidos. Ciertamente no son exactamente las mismas ligas ni los mismos clientes, pero con coches con tan alto componente irracional, los clientes entienden poco de segmentación tradicional.

Citroën C3 Aircross

قالب وردپرس

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba