Especiales

Lightyear One, el futuro de los coches eléctricos llega en 2019

De momento es solo una declaración de intenciones -bueno, algo más-, pero como salga bien puede ser un coche tan disruptivo como el Tesla Model S. Hablamos del Lightyear One, un muy prometedor coche eléctrico que se alimenta fundamentalmente de energía solar y permitirá viajar largas distancias sin necesidad de recargar. Es más, sus dueños no tendrían que tener un punto de carga habitual, bastaría con que su coche esté al sol el tiempo suficiente.

Según Lightyear, el incipiente fabricante, el One se desvelará a principios del año que viene. Las 10 primeras unidades -edición Signature- tendrán un precio de 119.000 euros sin impuestos (en España serían 143.990 euros con IVA), y admiten reservas del 10% de esa cantidad, 19.000 euros. Más adelante se producirá una segunda serie de 100 unidades, probablemente más económica. Tardará en convertirse en un modelo de producción masiva, me temo. Las primeras unidades financiarán las demás, Tesla se lo montó así en su día, los primeros Model S se reservaron con 5.000 dólares cada uno.

Las primeras entregas se harán en 2019

Pero ¿cómo es eso de un coche solar? Hasta la fecha, en coches de producción en serie solo hemos visto unas pequeñas placas para alimentar el circuito de 12 voltios (p.e. Nissan Leaf), hacer ventilación forzada del habitáculo (p.e. Audi A4) o recargar mínimamente las baterías de un enchufable (p.e. Toyota Prius Plug-in). Lo de mover un coche con energía solar en marcha solo lo hemos visto en prototipos y competiciones específicas.

El Lightyear One se basa en tres principios. El primero, captar mucha energía solar, cuenta con unos cinco metros cuadrados de paneles con una eficiencia del 22% (que ya es mucho decir), casi todo el coche va revestido con ellos. En Madrid captaría energía para recorrer 17.000 kilómetros al año. El resto se cargaría a través de enchufes, como cualquier coche eléctrico. Dispondrá de baterías para poder recorrer hasta 800 kilómetros sin luz solar, por lo que se podría conducir de noche, con mal tiempo, etc. En un punto de recarga ultra-rápida (75 kW) podría recuperar casi toda la carga en una hora.

Su consumo sería inferior a 10 kWh/100 km de media, una cantidad irrisoria (equivale a casi 1 l/100 km de gasolina)

El segundo principio es ser muy ligero para reducir la resistencia a la rodadura y por tanto la potencia necesaria para moverlo, eso nos lleva al uso de carísimos materiales compuestos como fibra de carbono. Por otro lado, el tercer principio es ser muy aerodinámico, para que el motor también haga menos esfuerzo y sea necesaria menos energía todavía. Un Cx más cercano a 0,2 que a 0,3 ayudaría muchísimo.

La suma de los tres principios da un coche tan eficiente que se puede alimentar en marcha del sol. Cuando no se encuentre en movimiento, recargará sus baterías para disponer de una reserva de decenas o centenares de kilómetros. En el punto en que el sol no sea suficiente, las baterías aportarán lo que falta. En países como España, o en zonas muy soleadas como California, estos coches podrían ser prácticamente independientes a nivel energético. Dicho de otra forma, sería el coche más ecológico de la Historia después del troncomóvil, porque esa energía sería 100% renovable, ni emisiones directas ni indirectas.

De momento son muy buenas intenciones y un render, pero si realmente se consigue y se demuestra todo eso, puede sentar un interesante precedente en la industria del automóvil. Seguiremos este proyecto con interés.قالب وردپرس

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba